El templo de Las Rosas, de Santa Rosa de Lima en Morelia formó parte del Colegio de Santa María. Se terminó en en 1757 con una portada doble barroca, tiene tres bellos y cuidados retablos churriguerescos del siglo XVIII y pinturas de magnífica factura. En el bajo coro hay una reja dorada, tras la cuál las monjas escuchaban misa.

La restauración de 1985 devolvió  su esplendor al templo.

Además de apreciar la belleza del arte barroco, una visita al templo de las Rosas es oportunidad de palpar en su retablo mayor un curioso hecho que denota las inquietudes de la sociedad vallisoletana, al asumir su naciente identidad. Según Francisco de la Maza, reconocido tratadista de arte novohispano, “el retablo principal, además de contener el mensaje teológico, propone, de manera velada un mensaje político. Morelia, ciudad eminentemente criolla, plasma en su arquitectura el orgullo dieciochesco de quienes se saben distintos  los peninsulares (..) santa Rosa de Lima es una criolla nacida en la capital del Perú, ocupa la parte central del altar mayor y sobre ella colocaron una pintura de la Virgen de Guadalupe, una advocación de María que, para los criollos de la época, se oponía a otras vírgenes peninsulares subrayando la identidad criolla y su incipiente nacionalismo